viernes, 17 de octubre de 2008

"Sexo en una Noche de Verano" de Woody Allen

Pilladme confesado: soy un monomaníatico de Woody Allen. He dicho. Bien, poco conocida a la par que fantástica entrega del gurú de Manhattan. "A middsummer Night Sex Comedy", la primera película que Allen haría con la aún bellísima Mia Farrow, se trata de un homenaje, a muchas cosas: a Shaekespeare, en primer lugar con su "Sueño de una Noche de verano", a Ingmar Bergman, son su version precedente y a la comedia, a la comedia senzilla, pura y dura: gestual y dialogada, esterotipada y sorprendente. La película se abre con la Marcha Nupcial, se nos sitúa en un ambiente idílico; una casa en el campo, rodeada de naturaleza, que Allen se esmera en mostarnos al son de la música de Meldensshon. La trama: tres parejas, tres historias entrecruzadas de amor que nos retratan vivamente tres topicazos en el marte y el venus de la vida humana: el filósofo, el incomprendido, el fauno; el encanto, la represión, la sensual. Y nos hacen reír; durante poco más de 80 minutos nos hacen comprender por enésima vez nuestra naturaleza trigocòmica y embobalicada por el amor... ¡Ay el amor! ¡El amor!

En resumen, una infravalorada película de Woody Allen, poco considerada por la crítica que recomiendo a los cuatro vientos (de hecho estoy en proceso de adaptarla para representarla en teatro).


1 comentario:

iontxu dijo...

La verdad es que es una película deliciosa, estaba intentando recordar alguna de las frases que dejan huella y me he metido en IMDB. Con sólo leerlas me parto de risa... xD