viernes, 17 de diciembre de 2010

Dinero y Conciencia

Dinero y Conciencia

martes, 14 de diciembre de 2010

¿Dopaje o montaje?



Mira tu por donde que siempre hay cosas que nunca te acaban de sorprender.
Lo que me sorprende es como tardan tanto en sacar a la luz estas cosas, o es simplemente es una cuestión de desviar el interés público de cosas más importante actualmente en nuestro país...
¡Va!Para nada, porque el país va cojonudamente bien...o no, señores?
De todos modos, sea verdad o mentira, cuando el río suena es que agua lleva, y de ello estoy más que segura.
Aunque por mi parte diré que es lamentable este hecho, (el cual ahora conocemos, porque hay cientos). Mucho más lamentable respecto al deporte, sobretodo para aquellos que lo practican, quizás no de manera olímpica ni de élite, pero que no entran ni se acercan a estos "chiringuitos ambulantes potenciantes energéticos de pantomima" que no sé pa què? y mucho menos se los suministran lo colegas y entrenadores de un mismo equipo. Vaya hipocresía.
Nada yo seguiré con lo mío, así que para estas Navidades viva el deporte!

domingo, 12 de diciembre de 2010

¿Zanahoria, Huevo o Café?


Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. Las dejó hervir sin decir palabra. La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.
A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un recipiente. Sacó los huevos y los colocó en otro. Coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿qué ves?". "Zanahorias, huevos y café", fue su respuesta. La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas. Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.
Humildemente la hija preguntó: "¿Qué significa esto, padre?". Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: ¡agua hirviendo!, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegó al agua siendo fuerte y dura. Pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer.
El huevo había llegado al agua siendo frágil. Su cáscara fina protegía su interior líquido. Pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos. Después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua.
"¿Cual eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?. ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?“
Y hoy te lo pregunto yo a ti... ¿Cómo eres tú? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable. Poseías un espíritu fluido, pero después de un conflicto, una dificultad te has vuelto duro y rígido?
¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que le causa dolor. ¡Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor! Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor... ¡tú reaccionas mejor! y haces que las cosas a tu alrededor mejoren.

¿Cómo manejas la adversidad? ¿Eres una zanahoria, un huevo o un grano de café?

sábado, 13 de noviembre de 2010

Un adiós eterno.


En las descoloridas páginas de un extraño manuscrito que fue depositado en el monasterio de Samos por un comerciante judío a principios del siglo X, pude leer una leyenda única, un preludio de novela, un texto musical y atrayente. A pesar de su antigüedad, semejaba un canto vivo como la tinta aún brillante que adornaba los bordes de las páginas en forma de garabatos. Me llamó la atención la sencillez, no exenta de elementos complejos, de los grabados del manuscrito, quizá formasen un arte imposible de encontrar en cualquier otra escena plástica medieval. Esta pequeña joya, en forma de letras, estaba escrita en latín, probablemente el comerciante judío lo adquirió en algún otro lugar de la cristiandad. Mis conocimientos de latín son bastante limitados, de modo que con la ayuda del organista de la catedral de Samos, conseguí entender algunos pasajes, dando forma a esta peculiar leyenda no exenta de imaginación:

En los tiempos antediluvianos existía una región en el corazón de Grecia cubierta por la despiadada geometría de rocas puntiagudas, bañada por los inhóspitos rayos del sol y temida por ser el lugar de escondite de cuantos maleantes escapaban de la justicia. En medio de esta yerma existía un pequeño poblado, cuyos moradores eran reconocidos por su habilidad para la agricultura y el comercio. Habían desarrollado toda una red de acequias subterráneas para regar sus campos y desde hacía mucho utilizaban la moneda como medio de pago en sus transacciones.
Para evitar el pillaje de los bandoleros los hombres del lugar solían guardar sus campos en las frías noches del invierno. Y fue en una de aquellas noches cuando el vigía que a la sazón hacía turno escuchó el lejano sonido del llanto de un bebe. Al principio pensó que los íncubos de la noche querían engañarle jugando con el misterio de la escena misma, sin embargo, al poco tiempo tropezó con un bulto blanco que se mecía tibiamente en la tierra todavía caliente por el sol de la tarde. No dudó en tomar al niño entre sus brazos, y esa misma noche, lo presentó ante el anciano del lugar:

-Venerable anciano- dijo el campesino- Fijaos en este paño blanco que he encontrado en la tierra oscura, su interior cobija la mirada más cálida que jamás se haya visto en nuestras pobres tierras.
-Estás en lo cierto –respondió el anciano- su mirada es pura como la de
un Dios. No parece engendrado en nuestra modesta aldea, aun así debemos encontrar un lugar donde alojarlo.
- Anciano, como sabéis, mi mujer y yo perdimos a nuestro único hijo nada más nacer y si es de vuestro agrado nos complacería cuidarlo y educarlo como su fuera aquel hijo perdido.
-Sea pues lo que dices- concluyó el anciano.

Como era costumbre por aquel entonces en Grecia y en todos los países del Asia Menor, los recién nacidos debían contar con el agrado de los astrólogos, puesto que el futuro del poblado dependía del buen destino de sus ciudadanos. Tal era el conocimiento de los sabios que fueron capaces de establecer el día exacto del nacimiento del niño, llegando a la conclusión de que nació bajo la constelación de Lira y por ello fue nombrado Orfeo, Orfeo de Lira.

A pesar de contar con unos meses de vida, el niño era adorado por todos. Ora miraba a las tiernas madres con sus ojos de miel, ora proyectaba la bendición de su sonrisa sobre los ancianos, ora jugueteaba con los demás niños quienes le envolvían en un corro de risas y cantos. Pronto entendieron los astrólogos que aquel niño era un regalo de los dioses quienes admirados con la fuerza de esta pequeña aldea para soportar los males de la tierra, quisieron hacer justicia en la forma de un niño bendecido. Sucedió, además, que al cumplir el joven Orfeo un año de vida, nació en la aldea una niña de hermosos ojos verdes bajo la constelación de Andrómeda, de la cual tomó su nombre.

Desde el inicio los dos infantes se amaron, al principio como si fueran hermanos, más tarde como amantes. Cuenta el relato que al llegar la edad púber, la gracia y belleza de la pareja era tal que los viajantes nómadas no dudaban en hacer una parada en la aldea para conocer semejante prodigio de nobleza allá donde el paisaje era más inhóspito y raro.

Hace mucho tiempo, en las fechas en las que transcurrieron los hechos, los dioses solían descender a la tierra desde su morada en el Olimpo, y solían caminar por ella como un humano más. Así fue como la diosa del amor, Afrodita llegó a la aldea una tarde de verano, oculta bajo la aparienciade una rica princesa, y acercándose al muchacho le habló con estas palabras:

-¿Orfeo te llamas bello muchacho?- quiso saber la diosa.
-Así es señora- respondió el muchacho con una timidez provocada por la ostentosidad de la diosa.
- Ven conmigo y tendrás mi amor.
- Eso no lo haré señora.

Estas palabras tenues pero firmes hirieron el corazón de Afrodita enamorada de la mirada aterciopelada del muchacho.

Llegados a este punto, el libro reflexiona sobre la naturaleza del tiempo. Cuenta que los dioses son inmortales y que para ellos no existe el tiempo, para que lo necesitan si tienen el don de la infinita paciencia. Hace saber, además, que los seres humanos podemos llegar a ser inmortales, si eliminamos el tiempo, si dejamos que esta ilusión se esfume de nuestro corazón. Somos inmortales en la medida en que nos olvidamos del tiempo en la medida en que somos infinitamente pacientes.

Y es por su inmortalidad, por lo que Afrodita esperó años hasta volver al lugar donde se hallaba el muchacho, esta vez bajo la apariencia de una joven extraviada:

-Hermoso campesino- dijo la diosa- me hayo perdida en estas tierras extranjeras. Dadme un techo para pasar la noche y a fe mía que os lo compensare.
-Venid conmigo, esta noche reposaréis en mi morada- Respondió Orfeo.

La casa de Orfeo tan sólo contaba con una habitación y un modesto lecho que cedió a la diosa. Aquella fue una noche hechizante... Las llamas del hogar jugaban con los objetos de la sala en un matiz claro-oscuro insinuante y misterioso, tanto como lo era el aspecto de aquella joven. La atmósfera del lugar comenzó a colorearse con las notas del canto de la diosa y no hay voz más cautivadora que la de la diosa del amor. Orfeo extasiado, amó el sonido celestial del cantar de Afrodita. Y las horas pasaron… hasta que el carruaje de Apolo volvió a iluminar las tierras aun dormidas:

-Orfeo, Orfeo. Ven conmigo y podrás saciar tus oídos con mi voz.
- No señora, eso no sucederá.

Y como si de un encantamiento se tratara la atmósfera sensual que los envolvió se desvaneció. Pero esa noche el alma del joven cambió. La música de la diosa se habia posado en lo más profundo de su corazón, revelándole sentimientos que nunca antes había experimentado: vértigo, asombro, miedo, compasión, dulzura… fuerzas que nublaban su razón con el recuerdo aún latente de las melodías divinas.

Ahora el relato pasa a contar como el joven abandonó la aldea y como vivió innumerables aventuras, en tierra y mar, en oriente y occidente, en las frías tierras del norte y en los cálidos desiertos del sur. Quizá pasaron años, décadas incluso, pero ¿acaso importa el fluir del tiempo en una época en la que la vida se contaba por los actos y no por el momento?

Existía una región donde las ciudades eran regidas por los designios de las constelaciones, ciudades en donde los gobernantes hacían honor a la palabra justicia y los humanos colaboraban estrechamente con los dioses en busca de un mundo mejor. Esta tierra era conocida bajo el nombre de Sumer y de ella surgiría el caudaloso imperio babilónico. Los sacerdotes sumerios adoradores del dios An, eran conocidos por sus dotes musicales. La mayoría tocaba la lira con tal destreza que las vibraciones tenían la virtud de llegar a lo más profundo del oyente y así llegaron al alma de Orfeo donde en la más callada resonancia hicieron resurgir las notas que en el pasado grabara Afrodita. Tan maravillado quedó de aquella amalgama de sonidos que tomó los hábitos de monje y aprendió a tocar la lira.

El destino. Cuántas letras se podrían escribir sobre él. Unas veces despiadado otras amable, pero siempre tejiendo la senda por donde nuestros pies caminan. Nadie supo ni siquiera su nombre, pero Orfeo blandía la lira con una maestría insuperable. Gobernantes, sumos sacerdotes, profetas, astrólogos, incluso animales del bosque llegaban a la región de Sumer para escuchar sus melodías. Melodías tristes inspiradas por el recuerdo de su amada Andrómeda a quien abandonó por conquistar un sueño que ahora había convertido en realidad. Como dolían los recuerdos, similares a dagas punzantes que vertían su fiereza sobre el espíritu. Por ello decidió volver…

Que fantásticas aventuras nos hace saber el relato original. Náyades, barcos a la deriva dirigidos por gigantes, sirenas, guerreros de piel oscura, islas con lagos de oro… Todo se entreteje dando lugar a un extenso capítulo mitológico. Espero me perdonen si no recojo las anécdotas, tan prodigiosas y únicas como quizá no se conozcan, pero baste con decir que aquel Orfeo pasó por similares aventuras que Ulises de Ítaca, aunque si bien el príncipe griego vencía por su ingenio, el músico triunfaba merced a la belleza de su canto.

Tras una larga travesía, Orfeo encalló en las costas de Grecia. Aquel muchacho que hace mucho tiempo partió indefenso; volvía dirigiendo un navío tan extenso que hubieron de desembarcar ayudados por los pequeños botes que llegaban desde la costa. Tamañas fueron la sorpresa y admiración que ocasionaron que la reina los recibió esa misma noche en su palacio y como no podía ser de otro modo Orfeo tocó y tocó hasta bien entrada la noche. Fue aquel un canto alegre motivado por su vuelta a casa, en el que la inspiración casi divina se manifestó en forma de notas musicales tan perfectas como bellas. Cuando su “awen” dejó de tocar, llegó hasta él la reina ataviada con un vestido de oro, hermosa y luciente como los diamantes que flotaban en su cabello rubio:

-Bello es quien crea belleza. ¿Quien sois extranjero?- dijo la reina.
-Me llamo Orfeo, reina venerable, y he vuelto al lugar que me vio partir para quedarme junto a mi amada Andrómeda.
-¿Como? ¿Sois Orfeo?¿Aquel por el que la inocente Andrómeda dio su vida?.

Quedó turbado el músico ante semejante noticia. La esperanza y la vida son como dos mitades complementarias que danzan mientras suena el latido de los corazones. El corazón de Andrómeda se paró porque perdió toda esperanza en el retorno de Orfeo.

El libro nos relata como aquella reina era de nuevo la diosa Afrodita y como esta vez logró casarse con el marinero de la lira quien volvió, como antaño, a teñir melodías de semejante tristeza que hacían lloran a los animales y hasta las nubes precipitaban sus gotas rítmicamente al son de su canto.


Y llegó la primavera, época de florecimiento y regeneración. La naturaleza comenzaba a despertarse tras el letargo del invierno. El rielar de la luna en las aguas de la orilla, la brisa fresca repleta de mil perfumes alados, otorgaban a aquella noche del abril una atmósfera bruja… Orfeo se encontraba inquieto como si se hallase en la antesala de una salón de baile donde se fraguaría su destino hasta el final de los tiempos. Cabizbajo, doliente, apesadumbrado, tomó el camino hacia el viejo acantilado, allí había disfrutado de su querida Andrómeda cuando las necesidades los traían a la costa. Cuan felices y sencillos eran aquellos tiempos… Un paso, otro paso hacia el acantilado, a un lado la muerte oscura y grave al otro la vida cruel y fugaz, arriba una estrella de tintineo dorado que empezó a hacerse más y más grande a medida que se acercaba al músico. Quedó sorprendido ante tal fenómeno y pensó que se trataba de la reina quien enviaba una guardiana para su cuidado. Sin embargo cuanto más se acercaba más se parecía a la dulce Andrómeda. Orfeo calló de rodillas y se dirigió a la luz con palabras entrecortadas.

-¿Eres tu Andrómeda?
-Orfeo, por fin te encuentro… Cuantas noches he esperado tu llegada. Cuántas noches he contado las estrellas del firmamento, cuántas noches he anhelado este momento- dijo Andrómeda bajo su apariencia espectral.
-Andrómeda, perdóname por haber salido de nuestro nido de amor aquel día fatídico que no he dejado de maldecir a cada hora, a cada minuto. Tan sólo deseo volver a tus brazos y si por ello tengo que vender mi alma a los infiernos de Hades con gusto lo haré.

Andrómeda esbozó una leve sonrisa de compasión y bondad.

Sé que ese es tu deseo y he venido a complacerlo. Ven abrázame y que la eternidad nos mantenga siempre unidos.

A la mañana siguiente fue hallado el cuerpo de Orfeo sin vida en el fondo del acantilado donde el hombre del faro le había visto hablar con una hermosa estrella luciente y viva de la constelación de Andrómeda.

Cuenta además el libro que todos los años al llegar la primavera se pueden observar en el horizonte dos estrellas unidas conocidas como “los enamorados”, y sólo puede verse el prodigio durante una única noche. Mucho tiempo ha pasado desde que Orfeo buscara a su amada en los riscos de la muerte, varios diluvios anegaros la Tierra, pero este prodigio puede verse año tras año en las costas de un remoto pueblo costero de Grecia. Su destino era estar unidos por siempre, vivos en la eternidad y es que el amor verdadero pervive en el tiempo y en el espacio, es capaz de vencer diluvios y volver año tras año a bendecir el mundo con la pureza de su luz.


viernes, 22 de octubre de 2010

All you do in live goes back to you

Para celebrar y reconocer la reciente publicación de Marc... Karma! ;)

Rock & Metal World Magazine en la web de Kamelot

Efectivamente... nuestra sorpresa ha sido mayúscula y a mí en particular me ha hecho muchísima ilusión. Kamelot ha entontrado toda "una notícia" que fueran portada en la revista del gran Jim Cueva en la que participo como columnista ¡Una sincera felicitación a todos aquellos que la hacen posible!



martes, 19 de octubre de 2010

Le Siege Perilous

Como prometi a Marc aparece a continuación una historia que viene a titulo de la banda de metal épico Kamelot y es que uno de sus primeros cd´s se denomina “Siege Perilous”. La leyenda completa y bien analizada viene recogida en uno de mis libros favoritos, "La búsqueda del Grial" del autor francés Jean Markale

Cuenta la leyenda (recogida por los monjes cistercienses y depositada en la abadía de Glastonbury) que al morir Jesucristo, redentor para los cristianos, un discípulo secreto del maestro de nombre José de Arimatea solicitó permiso a Pilatos para recuperar el cuerpo del crucificado y darle sepultura. En ese momento, Pilatos le entregó el cáliz en el que había comido el maestro durante la última cena en casa de Simón el Leproso. Al bajar el cuerpo de la cruz, José se dio cuenta de que las heridas todavía sangraban y decidió recoger la sangre en ese mismo cáliz que acababa de recibir.

Más tarde, José de Arimatea, fue considerado sospechoso por las autoridades judías y no dudaron en encancelarlo según las modas de la época, a base de agua y algo de pan mugriento en las mañanas. Pero los carceleros no contaban con ese extraño cáliz que José guardaba como su mayor tesoro, y ese “vaissel” fue su alimento y sustento espiritual durante su encarcelamiento.

Con motivo de la destrucción de Jerusalén por los romanos, José es sacado de la cárcel por los emperadores Tito y Vespasiano, quien honrando su valor y nobleza no dudan en tomar como amigo a quien fue capaz de soportar semejante tortura. Son tales las relaciones de José con Vespasiano, que este le proporciona un barco para que pueda predicar las enseñanzas de su maestro en las más lejanas tierras, más allá de las columnas de Hércules.

Y así fue como José de Arimatea, se embarcó junto a su hermana Enygeus casada con Bron, un respondón de nombre Petrus y un hipócrita llamado Moyset. Pero el pecado se infiltra en la comunidad y José, por ordenes de Dios, instituye entonces un ritual: los miembros de la comunidad deberán reunirse en una comida de fraternidad –análoga a la de los primeros cristianos- alrededor de una mesa en cuyo centro estará el “vaissel” santo, y junto a el, un pez pescado por Bron, futuro rey pescador.

Se trata de una reminiscencia de la Santa Cena y el pez es el “ichtus” griego que servia a los primeros cristianos como símbolo de Jesús y como señal de reunión.

Cuenta la leyenda además, que los invitados a la mesa experimentan un inefable gozo, que es la exaltación del éxtasis causado por la comunión, muy a tono con la teología cisterciense. En esta asamblea, que prefigura la Mesa Redonda, instituida por el mago Merlín, hay un asiento vacío: es el asiento de Judas, que se convertirá mas tarde en “le siege perilous”, es decir, en el asiento peligroso. El hipócrita Moyset comete la osadía de querer ocupar ese asiento, pero es engullido por la tierra. Y esta reunión-festín, tiene lugar cada día, haciendo que todos los invitados se alimenten material y espiritualmente según sus deseos y capacidades.

Este asiento peligroso aparecerá mas tarde en la Mesa Redonda. Todos los caballeros, que al igual que Moyset, traten de sentarse sin ser los elegidos por la gracia divina, serán engullidos por la tierra y llevados al infierno. Tan solo el caballero ungido por Dios, en este caso Galahad en otros Perceval, será el único capaz de sentarse en este asiento para mostrar al resto de camaradas de la mesa la importancia de la pureza para vislumbrar la verdad suprema, la luz del Grial santo.


lunes, 18 de octubre de 2010

Ante los hechos acaecidos en Ecuador, III

Sigue el artículo sobre la movida ecuatoriana de principios de octubre, ERICK MOISÉS SUÁREZ DE FIGUEROA Y FAJARDO-JIMÉNEZ:

Y fue desde el Palacio de Carondelet que el Presidente Correa dio una versión, según la cual, todo había sido un intento de golpe de Estado en su contra, orquestado por la partidocracia tradicional, por la derecha y por el ex Presidente de la República, Lucio Gutiérrez Borbúa (derrocado en abril de 2005 por una revuelta popular en la que, casualmente, participó el actual Presidente Correa junto con sus alumnos, cuando era solo un joven profesor de Economía en la Universidad San Francisco de Quito). Pero en ningún momento durante la jornada aparecieron ni movimientos de la derecha tradicional (que más bien estaban enfadados por no poder realizar con normalidad sus actividades productivas) ni mucho menos de la partidocracia tradicional, porque esta se halla casi extinguida por la falta de liderazgo y por la fuerza aplastante del Movimiento Alianza PAIS, que cada día va captando más poder y protagonismo y empiezan a identificar partido con Estado. Y el único elemento en el que se basa para acusar al ex Presidente Lucio Gutiérrez fueron las vivas a su nombre que dieron los agentes de la Policía Nacional del Ecuador durante las protestas, en atención a que fue el ex Presidente Gutiérrez el que en su momento les hizo importantes mejoras salariales, pues Lucio Gutiérrez ni siquiera estaba en Ecuador, sino que se hallaba en Brasilia dictando conferencias.

5.- El resultado en la sociedad civil fue una INSEGURIDAD GENERALIZADA en todo el territorio de la República del Ecuador (incluidas las islas Galápagos, donde la Armada del Ecuador se vio obligada a asumir funciones policiales para proteger a los turistas), pues no había quien controlara la seguridad y el orden público. Las compañías privadas de seguridad solo cuidan las propiedades o negocios de quien los ha contratado y los agentes de las Policías Metropolitanas (municipales), no podían darse abasto, no solo porque son inferiores en número, sino porque no cuentan con los medios materiales ni con la preparación suficiente. Y lo propio en la provincia del Guayas, la Comisión de Tránsito de la provincia del Guayas, cuerpo policial propio especializado en tránsito, pero que subsidiariamente ejerce funciones de seguridad ciudadana, tampoco podía de buenas a primeras asumir el control de la seguridad en todo el territorio de la provincia.

Durante la jornada, como consecuencia de la falta de Policía, se produjeron saqueos, atracos, enfrentamientos entre adolescentes de colegios públicos tradicionalmente rivales, violaciones a mujeres, entre otras cosas. Se llegó al extremo de que muchos grandes almacenes (especialmente las dos grandes cadenas: Casa Tosi y Almacenes De Prati), para evitar destrozos, prefirieron dejar las puertas abiertas y permitir que la gente se llevara lo que quisiera y lo propio en las cadenas de supermercados MI COMISARIATO, SUPERMAXI y TIA, al parecer, como indicaban los reportes del cable internacional, fue “día de compras gratuito”, pues la turba descontrolaba buscó pillar todo lo que pudiera. No es la primera vez que suceden estos acontecimientos y tampoco creo que sea la única … solo quien ha vivido en carne propia lo que es la ausencia de control social, la falta de autoridad que imponga orden y garantice la seguridad, puede comprender lo que pasa en estas circunstancias: a la gente le afloran los instintos más bajos y deleznables y no hay capacidad alguna de raciocinio ni de diálogo, es como si se diera carta blanca para hacer todo lo que viniese en gana sin tener que responder por ello. He tenido esta experiencia ya en el año 2000, cuando fue derrocado el Presidente de la República Jamil Mahuad Witt, el 21 de enero de aquel año: desde el momento en que abandonó el Palacio de Carondelet y durante aproximadamente tres horas, no hubo autoridad alguna en Ecuador y la Fuerza Pública (el conjunto de militares y policías), se limitó a contemplar lo que las turbas empezaron a hacer sin intervenir en ningún momento: saqueos, robos, destrucción de la propiedad privada, etc., en aquel momento, bajo el argumento de que “no había autoridad a quien obedecer “ (sic.), porque ellos solo cumplían órdenes, si no había quien se las impartiera, nada podían hacer; eso lo solucionó luego el Honorable Congreso Nacional declarando amnistía general por los hechos sucedidos el día 21 de enero de 2000, con lo cual, nadie respondería penalmente por lo sucedido durante esa jornada (este es el mecanismo jurídico al que siempre se recurre luego de revueltas sociales que terminan con derrocamiento del Presidente de la República: se concede amnistía y listo, así se evita el procesamiento penal tanto por el derrocamiento como por los delitos comunes realizados durante las jornadas que condujeron al fin del Gobierno, ¡ me lo sé de memoria ¡).

Pero esta vez Correa no permitirá que la Asamblea Nacional conceda amnistía a los agentes de la Policía Nacional involucrados, porque su Movimiento Alianza PAIS tiene el control absoluto de la Cámara. Los acontecimientos del 30 de septiembre, lejos de debilitar o desestabilizar a Correa, lo han fortalecido, ahora es considerado una víctima y un héroe, goza del prestigio y beneplácito de la comunidad internacional, su poder internamente aumentará y ya anuncia, si no se dan las cosas como él lo desea, la utilización del mecanismo de la “muerte cruzada”, previsto en la Constitución: el Presidente de la República resuelve la disolución de la Cámara y convoca a elecciones generales anticipadas, hasta tanto se realizan, gozará de poderes extraordinarios y podrá expedir decretos con fuerza de ley. Todo esto apunta a una instauración de formas dictatoriales que, aunque trasnochadas, siguen estando interiorizadas en muchos sectores políticos e incluso gozan del beneplácito de las masas populares, pues existe la creencia generalizada, sobre todo en los niveles más bajos, de que “solo de esa manera se puede progresar”.

En definitiva, los hechos reales se resumen en una huelga de agentes de la Policía Nacional del Ecuador en protesta por recortes que sufrirán cuando entre en vigor el proyecto de ley aprobado recientemente. Como consecuencia de la declaratoria de la huelga, se produjo un acto de insubordinación, debido a la disciplina militar a la que está sujeto el cuerpo, que derivó, lamentablemente, en una agresión al Presidente de la República y posteriormente en su secuestro. Esto generó una situación caótica generalizada en el país durante toda la jornada, que se solucionó durante la noche, ya con el estado de excepción declarado. Las cosas han vuelto a su cauce normal y ahora se ha resuelto depurar la Policía Nacional (es decir, someterla al absoluto control por parte del Ejecutivo, poniendo al frente a oficiales incondicionales al Presidente de la República).

Por tanto, cualquier información que haga alusión a intento de golpe de Estado o de desestabilización del Gobierno legítimo de la República del Ecuador, es absolutamente falsa, aunque comprendo que el Presidente Correa y su equipo de asesores de ahora en adelante se preocuparán por sacar provecho político de estos acontecimientos, lamentables desde todo punto de vista e inaceptables jurídicamente, pero que acaso jugarán un papel similar al que pudo haber tenido el intento de golpe de Estado contra el Presidente Chávez en Venezuela, en 2002, que lejos de debilitarlo, lo fortaleció más.

La comunidad internacional, desde luego, ha manifestado su respaldo al Presidente Correa, como legítimo Presidente de la República del Ecuador, algo conveniente, pero superfluo al no tratarse en lo absoluto de un intento de golpe de Estado.

ERICK MOISÉS SUÁREZ DE FIGUEROA Y FAJARDO – JIMÉNEZ DE ALMEIDA – CARVALHO .

sábado, 16 de octubre de 2010

Octava edición de la revista Rock & Metal World

Ayer se publicó la octava edición de la legendaria revista Rock & Metal World, editada por el gran Jim Cueva, cuyo blog por cierto acaba de cumplir 3 años. Dicha revista se publica mensualmente de forma digital y completamente gratuita y puede encontrarse en este enlace.


La presente edición es la que estrena mi colaboración. He tenido el honor de escribir tres artículos sobre Kamelot y le estoy muy agradecido a Jim que me hay permitido entrar aunque tarde en la redacción de la revista. Podéis leer la octava edición en este enlace. Los tres artículos que he escrito son, una reseña del nuevo disco de Kamleot, "Poetry for the Poisoned", un artículo sobre Roy Khan y la crónica del concierto de Kamelot en Madrid en Abril de este año ¡No dejéis de leerla y difundir la palabra!

miércoles, 13 de octubre de 2010

Ante los hechos acaecidos en Ecuador, II

Sigue el artículo sobre la movida ecuatoriana de principios de octubre, ERICK MOISÉS SUÁREZ DE FIGUEROA Y FAJARDO-JIMÉNEZ:

3.- Pero sucede que, de acuerdo con lo dispuesto en la Constitución Política de la República y en la Ley Orgánica de la Policía Nacional del Ecuador, nos hallamos ante un cuerpo paramilitar, que integra la Fuerza Pública del Estado, cuyo cometido es el mantenimiento del orden interno y la seguridad pública; por tanto, la Policía Nacional está sujeta a la disciplina militar. Y tiene como Comandante en Jefe al Presidente de la República, por tanto está subordinado a él y debe acatar, cumplir y ejecutar sus disposiciones y las de sus representantes.

Ante la declaratoria de huelga, el Presidente de la República, como Comandante en Jefe de la Policía Nacional del Ecuador, dispuso y exigió que se depusiera la actitud y que los agentes salieran a patrullar como de costumbre. Pero se negaron y más bien unos ocuparon los cuarteles de todo el país (en Ecuador las dependencias de la Policía Nacional no se llaman comisarías, sino cuarteles, por el carácter paramilitar de la institución; las comisarías de Policía son otra cosa: juzgados de contravenciones o faltas) y otros salieron a protestar a la calle como cualquier trabajador o funcionario público que ve reducidos sus ingresos, pero debido a que son policías, hicieron la protesta uniformados y con sus armas de dotación y toletes. Esto SÍ ES, no solo una falta administrativa, sino además un delito tipificado en el Código Penal de la Policía Nacional del Ecuador: insubordinación, es decir, no acatar las disposiciones del superior jerárquico legítimo, en este caso, nada menos que el propio Presidente de la República.

4.- El Presidente de la República, visto que había perdido autoridad sobre la Policía Nacional, se dirigió al Regimiento Quito número 1 (principal cuartel de la Policía Nacional), para intentar negociar con los agentes insubordinados. La acción del Presidente fue a todas luces temeraria e imprudente, pues fue a un lugar tomado por individuos exacerbados, armados y con un sólido espíritu de cuerpo, incomprensible para quien no ha conocido desde dentro lo que son los institutos armados. El resultado fue que el Presidente de la República del Ecuador, Rafael Correa Delgado, perdió los papeles y la compostura propia de un Jefe de Estado y se puso "pico a pico" con los agentes de la Policía, supuestamente sus subalternos, como si se encontrara en la plaza del mercado o en la esquina del barrio, adoptando un comportamiento chulesco y hasta soez (impropio, a todas luces, de un Jefe de Estado), como fue el de desabrocharse la camisa e invitarles a que le dispararan si eran muy valientes y querían matar al Presidente. Aquí fue el origen de esta necedad que se ha transmitido equivocadamente: no estaba el Presidente Correa ante un grupo que lo quería derrocar y hacerse con el poder, o para poner a otro o para dar lugar a la sucesión establecida en la Constitución: estaba ante un grupo de funcionarios del Estado enfadados por los recortes que estaban sufriendo, que dada la peculiaridad de su función, están siempre armados y provistos de organización paramilitar. ESO FUE TODO.

Los agentes, más exacerbados ante la hostil actitud del Presidente de la República, cometieron la imprudencia de lanzarle gas lacrimógeno y gas pimienta, lo que agravó considerablemente la situación de los involucrados, pues ya no era solo una simple insubordinación, sino que se estaba agrediendo al Presidente de la República, lo cual constituye también delito y todavía más grave. Como el Presidente de la República había acudido con efectivos de su seguridad personal, que eran pocos, se vieron atrapados por la turba de agentes de la Policía Nacional, que ya para ese momento habían perdido todo sentido de respeto y jerarquía y fue necesario sacar al Presidente del Regimiento Quito por la parte trasera y fue ahí, en la explanada, donde la turba de agentes pretendió lincharlo a él y a sus guardaespaldas y en medio de la trifulca, alguien, evidentemente con mala fe, golpeó al Presidente Correa en una de sus rodillas, que le había sido recientemente operada, lo que lo hizo quedar tendido en el suelo retorciéndose del dolor mientras llegaba el coche oficial de la Presidencia de la República, que estaba aparcado en la entrada principal, para recogerlo y llevarlo a un hospital. Y da la casualidad que el hospital más cercano era el Hospital de la Policía Nacional del Ecuador, en el que fue ingresado de urgencia.

Luego de ser atendido por los facultativos, resultó que el Presidente de la República no pudo abandonar el antedicho hospital, pues estaba rodeado por patrulleros, carros antidisturbios y cientos de agentes de la Policía Nacional, que le impedían abandonar el recinto. Esto también es constitutivo de delito, porque desde el momento en el que no se deja a una persona abandonar un sitio y se le retiene en contra de su voluntad, nos hallamos ante un secuestro, con mayor gravedad en este caso, porque se trataba del Presidente de la República.

Durante toda la jornada, el Presidente de la República se negó a ceder a las peticiones de los agentes, que básicamente buscaban negociar un acuerdo para que se vetara, al menos parcialmente, el proyecto de ley aprobado por la Asamblea Nacional o se elaborara un proyecto de ley especial por una comisión en la que se integren representantes de la Policía Nacional o, por último, hacer los preceptos legales lo más generales posibles para que puedan ser objeto de desarrollo reglamentario, en el cual el Presidente de la República, como titular de la potestad reglamentaria, establezca mecanismos para la conservación de los derechos de los agentes de la Policía. Además, exigieron que no se les redujera, como pretendía hacérselo, el bono para la vivienda, que tradicionalmente la Policía Nacional ha venido dando a sus agentes (que no es otra cosa que una cantidad adicional y el aval de la institución para que puedan recibir créditos hipotecarios en condiciones ventajosas en entidades financieras con las que la Policía Nacional tiene convenios). Pero el Presidente Correa se negó a negociar y exigió su inmediata liberación y el inmediato sometimiento de los agentes a su autoridad.

Mientras tanto, un sector de las Fuerzas Armadas también se unió a la protesta de la Policía Nacional: efectivos de la infantería aérea de la Fuerza Aérea Ecuatoriana ocuparon militarmente los aeropuertos internacionales de Quito y Guayaquil, con la finalidad de impedir el tráfico aéreo nacional e internacional, como medida de presión. Por este motivo, en virtud de así establecerlo normas internacionales de seguridad aérea, la Dirección General de Aviación Civil junto con la Fuerza Aérea Ecuatoriana, dispusieron el inmediato cese de las operaciones aéreas y el bloqueo hasta nueva orden del espacio aéreo de Ecuador.

En virtud del curso que habían tomado los acontecimientos, el Alto Mando Militar compareció ante los medios de comunicación manifestando su lealtad absoluta a su Comandante en Jefe, que es el Presidente de la República y su compromiso con el orden constitucional establecido, dejando claro que en ningún momento permitirían que se le diera una salida política a algo que no era más que un reclamo de un cuerpo de seguridad del Estado (es decir, estaban sentenciando que no iban a dar el visto bueno para que el Presidente Correa fuera derrocado). Sin embargo, sí solicitaron al Presidente de la República que revisara el proyecto de ley aprobado por la Asamblea Nacional, por ser lesivo a los derechos sociales tanto de agentes de la Policía Nacional como a efectivos de las Fuerzas Armadas, especialmente, los de tropa. Con esto, quedó más que en evidencia el malestar general en la Fuerza Pública por las disposiciones del proyecto de ley aprobado.

El Presidente Correa declaró el estado de excepción desde el Hospital de la Policía Nacional, pero debido a los acontecimientos, no fue posible ejecutarlo en lo policial y militar. Sin embargo, sí se lo hizo en lo atinente a las telecomunicaciones, pues fueron bloqueadas las señales de telefonía móvil y los sitios de Internet de diarios y canales de televisión ecuatorianos, excepto la señal de ECUADOR TV, canal estatal que se reservó el derecho a ser el único que transmitiera los hechos que estaban sucediendo, ante la evidente protesta de los demás medios, pues se estaba dando hacia el exterior una sola versión, la oficial, que evidentemente solo cuenta un aspecto de los sucesos. Por ello, lo sucedido en Ecuador entre las 13:00 h. y las 20:00 h. de aquel día solo pudo ser difundido por ECUADOR TV, siendo por ello necesario dar además otra versión de los hechos.

Por la noche, un grupo de oficiales de élite del GIR (Grupo de Intervención y Rescate) de la Policía Nacional del Ecuador, que se mantuvo siempre leal al Presidente Correa, incursionó en el Hospital de la Policía Nacional y lo rescató. En el operativo se dio un intercambio de fuego que duró aproximadamente una media hora y en el que fallecieron dos efectivos del GIR. El rescate fue especialmente difícil por cuanto el Presidente de la República estaba en silla de ruedas, convaleciente por la nueva intervención a la que tuvo que ser sometido por el golpe recibido en la mañana en la herida de una operación reciente y eso generó problemas de logística que dieron lugar a que se rompiera el fuego, los oficiales abatidos cayeron por haber estado cubriendo con sus cuerpos al Presidente de la República.

Inmediatamente, el Presidente de la República, ya desde el Palacio de Carondelet, exigió el acatamiento pleno del estado de excepción, que fijó en 5 días y anunció la depuración de la Policía Nacional del Ecuador, cuyo Comandante General esa misma noche presentó su dimisión en razón de que ya no podía seguir al frente de la institución, pues no había sido capaz de mantener la autoridad sobre sus subalternos, que habían agredido y secuestrado al Presidente de la República, cuya confianza ya tampoco tenía, aunque en su discurso de dimisión solicitó al Presidente Correa que revisara el proyecto de ley aprobado por la Asamblea Nacional y que le llegará en los próximos días para sanción y promulgación.

domingo, 10 de octubre de 2010

Quien avisa no es traidor!.

Yo de ti no entraría forastero.



Ante los hechos acaecidos en Ecuador, I

Recuerdo hace un par de semanas casi ver en las noticias lo que sigue, me quedé totalmente atónito:



Me interesé por el tema como jamás me había interesado por una notícia política sudamericana... me recordó a una historia digna de realismo mágico, de García Marquez me atreviría a decir. Bien, con los periódicos poco pude entender así que una amiga me mandó este GENIAL y ESCLARECEDOR artículo de un licenciado en derecho y estudiante de filosofía, ERICK MOISÉS SUÁREZ DE FIGUEROA Y FAJARDO-JIMÉNEZ. Le damos las gracias por dejarnos publicar su artículo en este sitio, viene divido en 3 partes:

ANTE LOS HECHOS ACAECIDOS EL JUEVES 30 DE SEPTIEMBRE DE 2009 EN LA REPÚBLICA DEL ECUADOR:

En virtud de la información de público conocimiento difundida por Internet y por la prensa, radio y televisión con relación a los hechos sucedidos el día 30 de septiembre del presente año en la República del Ecuador, ante una serie de datos inexactos o tergiversados por el cable internacional o por el filtro de los canales oficiales, que inconstitucionalmente y de forma arbitraria exigieron ser la única fuente de información, considero necesario y oportuno expresar otra visión de los hechos, no oficial, pero sí acaso más racionalmente elaborada, a partir del procesamiento de la información obtenida de fuentes directas y fiables, más cercanas a los hechos y libres de la manipulación oficial, así como el hecho de haber podido consultar el proyecto de ley aprobado el día miércoles 29 de septiembre, que originó las protestas y también, de la experiencia personal acumulada hasta ahora en todo lo atinente a revueltas y derrocamientos de Presidentes en Ecuador, que podría catalogar de suficiente como para darme cuenta de lo que hay y de lo que no hay. Eso no quiere decir que haya dejado de lado los datos oficiales que se difundieron, pero los he contrastado con la información obtenida por mis propios medios y con los hechos objetivamente apreciados:

1.- EN NINGÚN MOMENTO Y BAJO NINGÚN CONCEPTO hubo en la República del Ecuador un intento de golpe de Estado. Esto lo desmiento CATEGÓRICAMENTE. Lo que sucedió simplemente fue una declaratoria de huelga por parte de los efectivos de la tropa de la Policía Nacional del Ecuador. Pero debido a la naturaleza de su trabajo y su función, una huelga de efectivos policiales constituye no solo un atentado contra la seguridad del Estado, sino además un acto de irresponsabilidad de todo el cuerpo, que resulta a todas luces inaceptable y condenable, por muy legítimos que sean sus reclamos. Jamás se buscó el derrocamiento del Presidente de la República para la instauración de un Gobierno de facto.

2.- El motivo de la huelga de los efectivos de la Policía Nacional del Ecuador fue la aprobación por parte de la Asamblea Nacional, la noche del pasado martes 29 de septiembre, de la nueva Ley de Servicio Público, que desarrolla el nuevo estatuto jurídico de los funcionarios del Estado, dentro del cual se incorpora a los efectivos de la Policía Nacional del Ecuador y de las tres ramas de las Fuerzas Armadas, algo novedoso porque hasta ahora tanto la Policía como las Fuerzas Armadas han tenido sus propias leyes orgánicas especiales, donde solo les era aplicable la hasta ahora vigente Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa solo de manera supletoria (que en la práctica, era casi imposible, porque las leyes especiales de la Policía y las Fuerzas Armadas preveían casi todo al detalle, en atención a la peculiaridad de su función).

Pero esta nueva ley, que desarrolla lo dispuesto en la Constitución Política aprobada en 2008, introdujo un principio general según el cual ningún funcionario público de rango inferior podía ganar más ni tener beneficios superiores a los que goza el máximo órgano de la Administración Pública, que es la Presidencia de la República. Por ello, eliminaba los beneficios sociales especiales, que tradicionalmente han venido tenido tanto los efectivos de la Policía Nacional como de las Fuerzas Armadas, en razón de la peculiar peligrosidad de su trabajo, además de que, debido a la impericia o desconocimiento de técnica jurídica de los redactores del proyecto de ley (o por el simple capricho del Presidente de la República y la gente que lo asesora, porque conozco personalmente a algunos de sus asesores jurídicos y diputados de su Movimiento Alianza PAIS y me consta que son personas profesionalmente bastante competentes, por lo que creo que más se trata de un capricho político coyuntural), se tocó algo sagrado para los policías y militares como es la materia de ascensos y condecoraciones, que hasta ahora venían aparejados con una contraprestación económica. Además, entró en conflicto con un principio general del Derecho: los derechos adquiridos al amparo de una ley no pueden ser objeto de privación por una ley posterior.

Vistas así las cosas, grosso modo, al parecer, la protesta policial era legítima, pero no lícita ni mucho menos constitucional ni legal. Y esto por cuanto, no obstante su legítimo reclamo, su función está asociada al mantenimiento del orden público interno del Estado y a la seguridad pública. La Policía Nacional es el brazo ejecutor del que se sirve el Estado para garantizar los derechos fundamentales de la persona humana y las libertades públicas, por lo que dejarla sin operatividad equivale a la propia anulación de todo el sistema, porque no podrá sostenerse. Por ello, tienen prohibido desatender sus funciones y por eso mismo disponen de mecanismos específicos para reclamar lo que estimen pertinente, previstos en su Ley Orgánica y en reglamentos y acuerdos ministeriales del Ministro de Gobierno, sin tener que dejar al país en la inseguridad.

Por otro lado, lo que aprobó la Asamblea Nacional el pasado martes fue solo un proyecto de ley, aún no se ha convertido en ley, pues debía ser remitido al Presidente de la República para su consideración y en virtud de ello, sea sancionado y promulgado o vetado (y en el caso de que fuera vetado, si era un veto parcial, debía volver al seno de la Asamblea Nacional para su allanamiento o ratificación en el texto original, siguiendo el procedimiento establecido en la Constitución). Y solo con la sanción y promulgación por el Presidente de la República o con el allanamiento o insistencia en el texto original por parte de la Asamblea Nacional, el hasta ahora proyecto pasa recién a convertirse en ley, faltando solo su publicación en el Registro Oficial, con la cual entrará plenamente en vigor. Pero incluso en el supuesto de que se dieran las cosas así y efectivamente, el Presidente sancionara y promulgara el proyecto de ley y dispusiera su publicación en el Registro Oficial, todavía queda la vía de la declaratoria de inconstitucionalidad ante la Corte de Justicia Constitucional, en el hipotético caso de que se considere que vulnere principios constitucionales. Por tanto, AÚN NO ES UNA LEY, pero los agentes de la Policía Nacional, exaltados y preocupados, tuvieron una muy humana reacción, que se puede producir cuando se cae en cuenta de que en adelante se perderá poder adquisitivo, pero, desde luego, no fue el proceder más apropiado.

Por tanto, hay un motivo para la protesta, legítimo, pero una forma no adecuada ni oportuna de proceder. Y mayor responsabilidad por cuanto de ellos depende la seguridad de las personas, el patrimonio y la garantía de las libertades.

viernes, 8 de octubre de 2010

Creativos de la publicidad.

No estaría mal una sesión al día, durante las largas pausas publicitarias de según que cadenas y en beneficio de los sufridos televidentes.


Condensar una historia en apenas 30 segundos y que además sea amena y divertida, tiene un mérito increíble, al menos para mi.

Pues nada, que lo pasen ustedes bien.

martes, 5 de octubre de 2010

Teoría del Prefracaso, II

Continuación del artículo publicado ayer, os recuerdo que el texto no es mío, sino de un compañero que nos manda el texto con el pseudónimo indicado al final del texto.

No es muy esperanzador, soy conciente. Pero aún lo es menos para aquellos que, habiendo aceptado dicho esquema, se ven en el callejón sin salida de tener que considerarse perdedores. Entonces se ven condenados a los libros de autoayuda, banderas de la industria cultural, o a las filosofías pseudovitalistas que vienen la mayoría de los casos manufacturadas desde oriente con denominación de origen y que, a pesar de provenir de enseñanzas anteriores al capitalismo, se han asentado perfectamente dentro de sus circuitos. El sistema es tan perfecto que a los enfermos se les cura con dosis más potentes de enfermedad, retroalimentando el circuito ad-eternam.

“Prefracasé en la vida”, sentenció genialmente Pessoa. El poeta portugués no quería hacer referencia exactamente a lo que yo me estoy refiriendo, pero dudo que otra palabra sintetice mejor el camino al que la sociedad se está encaminando. Prefacaso. Inadaptados al sistema, elementos marginales de él, del que no me extrañaría demasiado que su número creciera exponencialmente en consultas y en habitáculos mal ventilados. El estado de ánimo de saber que nunca se va a poder volar por mucho que uno se esfuerce, no por carecer de alas sino por estar amarrados a una pesada losa. El estado de ánimo de no querer imaginarse, a la vista de la evolución de la publicidad y de las nuevas modas en el divertimento infantil y juvenil, cómo puede ser la siguiente hornada generacional.

Prefracasar significa saber, desde el principio, que no se va a encajar en esa sociedad en la que imperan los fugaces valores de las series y películas norteamericanas. Significa saber que, por mucho que lo intenten no van a poder volar nunca. Significa ser realista, no pesimista. Significa saber que nada puede hacerse. Una apatía de la que es imposible salir si nadie le ayuda a cortar esa cuerda que lo ata al peso muerto, no para poder volar –son realistas, repito, saben perfectamente que no pueden hacerlo- sino para poder albergar la esperanza de poder hacerlo algún día. Pero nadie les ayudará a alcanzar ese idealismo casi pueril: a la sociedad no le interesa, va en contra de su código ético de búsqueda sin cuartel de la autorrealización instantánea, y al propio prefracasado tampoco. Porque en su caso, es mejor bajar la vista al suelo, la perspectiva en el horizonte es -si cabe- más desalentadora que las circunstancias pasadas y que el contexto presente, y autocompadecerse de su suerte. No han nacido para ser la reina del baile ni para bailar con ella. Y lo saben.

Nicolás Grandía Evaristo

lunes, 4 de octubre de 2010

Reanudar

Reanudar,

Retomar o continuar lo que se había interrumpido.

Reiniciar, recomenzar, reemprender, proseguir, continuar, seguir, instaurar, renovar, restablecer, ................. y así hasta el infinito.

Pues nada, a empezar de nuevo y bienvenidos!.

Teoría del Prefracaso, I

Este artículo nos lo manda, para que lo publiquemos un compañero, que firma con el pseudónimo indicado al final de la primera parte del texto.

No soy capaz de recordar donde leí que uno es la suma de la herencia genética y de sus experiencias vitales. Siempre me ha parecido una buena definición de la personalidad de uno. Por una parte un factor biológico filtrado por una infinitud de generaciones de selección natural; por otra un cúmulo de vivencias de variabilidad inabarcable donde se podría englobar la educación, el influjo de la sociedad y los palos que la vida ha dado, característico únicamente de la generación viva. Una porción dada por la naturaleza, otra porción dada por el contexto histórico-cultural. Sobre la primera es difícil influir mientras la ingeniería genética se encuentre en estado embrionario; pero sobre la segunda no es necesario ser demasiado perspicaz para cerciorarse de la importancia capital que tiene la cultura de masas a la hora de moldearla.

El relevo generacional, constante universal y pilar sobre el que se sustenta la renovación ideosincrática de toda cultura, se muestra incuestionablemente cuando la gente mayor se horroriza ante la carencia casi absoluta de valores morales en el comportamiento de muchos –para no abrumar con las palabras “de la mayoría de”- jóvenes. Aquello no sucedía en su época, comentan resignados mientras se preguntan qué ha pasado. Porque el sistema educativo ha mejorado, ya no se amenaza con la regla en mano. Porque los padres pueden cuidar mejor de sus hijos al haberse reducido la precariedad. Qué ha pasado. Creo que aquí es donde deberíamos reflexionar sobre los valores que la cultura de masas transmite a las nuevas generaciones más que sobre los patrones de conducta y los mecanismos inhibidores de agresividad que han sido heredados vía DNA desde la época de nuestros ancestros los cavernícolas.

Vivimos sumidos en el sistema económico capitalista, no es trivial recordarlo, en la cultura de la ley del mercado de la oferta y la demanda, guiados por la sagrada providencia del máximo beneficio y por las beáticas enseñanzas de la libre competencia. El sueño americano en su exponente máximo: o se triunfa o se muere. Las películas y series norteamericanas que bombardean nuestras pantallas son profetas sublimes de la filosofía capitalista. El protagonista, triunfador por derecho de guión, descubre, primer mandamiento, que la felicidad radica en un hedonismo fácil, de usar y tirar, de rápida adquisición si se tiene dinero o si se es un triunfador. Y también descubre, segundo mandamiento, que el mundo se divide en dos clases de personas: los triunfadores como él y los fracasados. La generación joven -que aún se encontraba en pleno estado de gestación mientras duraba el bombardeo publicitario televisado- ha aceptado sin rechistar ese maniqueo esquema cosmográfico y hará lo posible para no verse en el denigrado saco de los fracasados. La ley del mercado del “laissez-faire”, del todo vale, ha florecido también en la sociedad. La escala de valores de esta generación que pronto sustituirá a la gobernante por legítimo derecho temporal está empezando a esclarecerse.

Nicolás Grandía Evaristo

sábado, 2 de octubre de 2010

Reapertura del Blog

Después de tantos meses puede llegar a hacerse raro reemprender todo esto, incluso podría parecer un sinsentido. Muchas han sido las circumstancias que nos han llevado a dejar el sitio en las manos del olvido. Todas ellas están sin duda relacionadas con la falta de tiempo: La universidad mayormente. Llevar un blog al día es una tarea complicada (tres, como es mi casi podéis imaginaros). No obstante ver cerrado El Día Que Nunca Llega, con las ganas de escribir para él que tenía y sobretodo teniendo en cuenta la base de vosotros, lectores que tenemos y autores, nosotros (un grandísimo potencial literario) que somos, no es tarea fácil llegar a plantearse cerrar este sitio que tantas alegrías y conversaciones nos ha dado.

Es por ello que he decidido desempolvarlo y empezar de nuevo.

Nuevo diseño: he tomado prestada de Escher esta fenomenal imagen, presente en mi retina desde los libros del colegio de matemáticas y estos nuevos tonos más pasteles y más cálidos para hacer que el sitio de alguna forma os sea más cercano.

Nueva motivación: el tiempo en el que hemos mantenido el silencio no ha sido en vano y todos tenemos bastante que contaros. Así que poco a poco, así será: escribiremos sobre todo lo que nos apetezca y queramos compartir hasta que llegue ese día...

El Que Nunca Llega.

lunes, 26 de abril de 2010

Queda prohibido...





Queda prohibido llorar sin aprender,
levantarte un día sin saber que hacer,
tener miedo a tus recuerdos...



Queda prohibido no sonreír a los problemas,
no luchar por lo que quieres,
abandonarlo todo por miedo.
No convertir en realidad tus sueños...


Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
pensar que sus vidas valen menos que la tuya,
no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.



Queda prohibido no crear tu historia,
no tener un momento para la gente que te necesita,
no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

Queda prohibido no buscar tu felicidad,

no vivir tu vida con una actitud positiva,

no pensar en que podemos ser mejores,
no sentir que sin ti, este mundo no seria igual...




Pablo Neruda

jueves, 22 de abril de 2010

El anciano y la rosa

Las calles de Toledo eran, por aquel entonces, oscuras, estrechas y misteriosas, engalanadas con ese romanticismo medieval cautivador. El margen del río Tajo era testigo intemporal de las ruinas de un antiguo castillo templario. En las frías mañanas del invierno o en las tardes floridas del abril, la antigua fortaleza proyectaba su luz sobre las nobles aguas del Tajo, formando una imagen ondulada y caprichosa, como si el río juguetón bailara con las melancólicas piedras oscuras.

Con la llegada de la primavera, año tras año, el más anónimo y sabio de los filósofos anclaba su barca a los pies de la fortaleza. Solía llevar una túnica ennegrecida por el uso como única vestimenta amen de unas sandalias gastadas y un pequeño bonete que tapaba parte de su cabeza. Tan ilustre y peculiar personaje suscitaba no pocas habladurías. Era por entonces común en la ciudad imperial que las madres cantaran a sus hijos historias, a cual más fantasiosa, sobre el famoso hombre a quien sus raras costumbres bautizaron como templario.

Al abrigo de las rocas ruinosas del castillo y alimentada por las aguas del insigne rio, crecía durante todo el año una extraña flor muy apreciada desde la antigüedad por filósofos y alquimista. De ella se contaba que tenía la capacidad de despertar con su aroma las mentes agasajadas por tantas horas de estudio. Y así se encontraba el sabio en su labor de recolección, cuando escuchó el repiqueteo de un carruaje acercándose hacia el lugar donde solían crecer estas flores delicadas. Pensó, al principio, que se trataba de un sonido lejano proyectado por el viento matinal hasta su oídos, pero aquel sonido se fue haciendo cada vez más perceptible. Suele ser habitual que las almas más sabias sean a la vez las más humildes y solitarias y por esta razón decidió esconderse tras una roca, temeroso de ser descubierto.
No tardó el esperado carruaje real en detenerse al pie del filósofo y, como una maravilla llegada de un lejano paraíso, descendió una joven de rara belleza. Su cabello rubio como vellocino de oro, sus labios escarlata, su mirada luciente como la aureola de un ángel cautivaron al anciano. No era capaz de apartar la mirada de tan jovial aparición, aquí, allá, ora jugaba con sus lebreles, ora arrojaba margaritas al río, ora tarareaba una dulce melodía acompañada del suave canto de un arpa. Tan feliz fue el anciano durante la presencia de la muchacha que el tiempo transcurrió en un leve suspiro.

Las almas fuertes no entienden de edad y aún cuando el cuerpo pueda estar débil y arrugado, el espíritu tiene la habilidad de empuñar la espada de la furia, el escudo de la arrogancia o la nobleza del amor, para formar así una fortaleza única e inexpugnable. Sin embargo, cuanto dolía el recuerdo en la tarde primaveral entre los rayos dorados del crepúsculo, entre las notas lejanas del horizonte vespertino.
Cierto día del abril caminaba el sabio por el mercado de la ciudad, prestando sus oídos a las vagas habladurías de los mercaderes, cuando alcanzó a escuchar una animada conversación que mantenían unos jóvenes cortesanos.

- La princesa celebrará un baile mañana –decía uno de los cortesanos-; y pregonan los heraldos que en él elegirá a su pretendiente entre las altas familias de todos los reinos.
- Así es, y se dice aún más. He oido que la princesa bailará con aquellos capaces de encontrar una rosa roja. –Respondió otro cortesano.
-¡Jamás!, nadie será capaz de encontrar rosas rojas en toda la comarca después de los devastadores inviernos de los que hemos sido todos testigos.

Así comentaban los jóvenes del lugar, con su gracia habitual, despreocupados por lo que ellos veían como un imposible.
Tales palabras dejaron al anciano en un profundo estado de melancolía:
-¡Ay!, que insignificante es el hombre ante el amor. Yo, el más sabio filósofo desde los tiempo del mismísimo Rey Salomón, más sabio aún que los magos del Egipto, más aún que los sacerdotes de la Mesopotamia, más aún que los filósofos de la Grecia, y heme aquí llorando por la merced de una fuerza indómita, de una savia nueva que se ha apoderado de mi corazón. El amor esperanzado es más precioso que el brillo de la esmeralda y más maravilloso que un diamante negro. Amando en el silencio vivo, muriendo con cada suspiro, con cada lágrima derramada y cada palabra navegante en el aire de poniente. Tan sólo necesito una rosa roja para mañana y ella bailará conmigo. Pero no, nadie bailará con un viejo decrépito, nadie, nadie…-

Así meditaba tristemente el anciano templario sin darse cuenta de que en lo alto de una encina se encontraba un alegre ruiseñor que escuchó todo cuanto dijo y sin poder ocultar su turbación interrumpió al sabio:
-Debéis ser sin duda el verdadero enamorado. Tan altas y sinceras son vuestras palabras que por ayudaros cantaría canciones de amor a aquella luna por la que suspiráis. Os contaré un secreto que tan sólo sabemos los ruiseñores. Detrás de aquellas colinas en lo más profundo del bosque de encinas, existe una fuente singular cuyas aguas poseen la virtud de devolver la juventud a quien se baña en ellas. Pero debéis saber, mi anciano enamorado, que esta fuente fue construida por los sabios profetas árabes y que por conjuro está oculta a los ojos de los caminantes-
-¡Oh!; hermoso ruiseñor, soy un anciano ducho en las artes mágicas, conozco todos los conjuros ocultos de la naturaleza, sabré hallar la fuente y con ella el elixir de la juventud-

Y esa misma noche partió hacia el corazón del bosque de encinas. Al amanecer, llegó hasta el lugar que le describió el ruiseñor y gritando las palabras ocultas apareció ante él una fuente extraordinaria, adornada con grandes esculturas de mármol que representaban paisajes perdidos de los valles de Arabia. El anciano se bañó en aquellas aguas de textura cristalina y poco a poco su piel arrugada fue dando paso a la piel brillante de la juventud. Existía en la fuente un libro que tan sólo rezaba una única inscripción: “El precio de la eternidad es el corazón de los hombres”, y que el anciano convertido en joven olvidó de leer en el paroxismo de su nueva apariencia. Tamaño era su contento que pasó sobre el bosque como una sombra y como una sombra cruzó las colinas hasta llegar a orillas del Tajo donde volvía a encontrarse el ruiseñor. Al ver su rostro reflejado en las aguas del río esbozó una leve sonrisa, y digo leve porque al cabo un pensamiento negativo nubló su estado de optimismo:

-Cuán desdichado soy. He encontrado la eterna juventud, pero no basta aún. Necesito encontrar una rosa roja.

Y mientras meditaba en estos términos, llegó al parterre donde se levantaba un majestuoso rosal, al verlo, exaltado corrió hacia él.
-Rosal de mi corazón-le dijo- dadme una rosa roja y tan agradecido estaré que os colmaré de cuidados y amores.
-Mis rosas son amarillas-respondió el rosal- amarillas como el rayo solar del crepúsculo, tan amarillas como los campo de trigo, tanto como el centelleo de los bellos arcángeles. Pero ve en busca de mi hermano que crece alrededor de la plaza quizá el pueda hacerte feliz.
Y así llegó hasta la plaza donde crecía el otro rosal:
-¡Oh! Rosal de mi corazón, dadme una rosa roja y tan agradecido estaré que os colmaré de cuidados y amores.
-¡Ah! Mis rosas son blancas, tan blancas como la nieve, tan blancas como la inocencia, tan blancas como el halo de la azucena.
- Hermoso rosal, por una rosa roja daría mi alma. Dime que navege por la laguna Estigia entre los horrores de los moribundos y a fe mía que lo haré.
- Tu sangre es sangre enamorada, roja como la pasión que hace latir tu corazón. –replicó el rosal-; Tan sólo deberás regar mis tallos con tu sangre y así fabricaré la rosa roja más sutil en las formas y noble en los olores que jamás háyase visto.
Ni siquiera las rosas que cultivaron los ilustres abencerrajes en los desiertos del Africa serán capaces de igualarla.Tan perfecta será tu flor que parecerá llegada del mismísimo corazón de la núbil Alhambra.

Extasiado por la fuerza de las palabras del rosal, rajó su piel y al instante un fino reguero de sangre se deslizó sobre la mano que tocaba la planta.
Durante la noche al abrigo de los rayos lunares, entre los susurros misteriosos del río se fue realizando la rosa de la pasión. Al principio, su cuerpo era frío como el fluir de la aurora en los polos, inerte como el mármol, pero a medida que transcurría la noche, su núcleo tomó el calor de la sangre del enamorado dando lugar a un rubor especial que se extendió por todos los pétalos suaves. Cuando amaneció, tomó la rosa ya formada entre sus manos para guardarla de la luz del día y al llegar la noche la cubrió con un velo de seda negra para ocultarla a los ojos de las gentes que cruzaban en su camino al castillo donde tenía lugar el baile. Allí encontró a los pretendientes, que haciendo honor a su ímpetu brioso y guerrero, mostraban su disgusto ante el rey por lo que consideraban un insulto por parte de la princesa:

-Noble rey-decía un caballero de negros cabellos-; bien sabéis que las rosas rojas se extinguieron en la tierra tras el paso del invierno. Ningún caballero podrá conquistar el corazón de vuestra hija.
- Rey mío. Habéis hecho reunir a la flor y nata de la caballería del reino y vuestra hija nos ultraja con extrañas peticiones- Replicó otro caballero de largos cabellos rubios.
- No os exaltéis mis amados invitados. Bien sabrá mi hija, la princesa, elegir a aquel que se pondrá al frente en sabiduría para dirigir los designios del reino.

En tal estado se encontraban en la sala, que nadie reparó en el anciano tornado en joven que había llegado con un extraño velo entre las manos, cómplice misterioso de un tesoro escondido. La noche transcurrió entre las risas y bailes de los invitados, sin embargo, todo resultaba artificial; risas que sonaban demasiado alto, bailes que se prolongaban hasta después del sonido de las cítaras. En un momento inesperado de la noche sonaron las tromperas en el fragor de la sala entregada al dios Baco. Sonaron agudas, anunciantes de la llegada de la princesa a su trono dorado. Y allí uno tras otro todos los jóvenes fueron depositando a sus pies los más raros tesoros: diamantes del tamaño de un puño, jarrones de ámbar, figuras de mármol ornadas de rubíes, corazones tejidos en seda de Damasco, cetros de jaspe, collares de perlas que en tiempos remotos formaron parte del tesoro de Salomón, perfumes con olores a amízcle y jazmín. Y un sin fin de regalos cada cual más original y raro que el anterior. Pero la princesa seguía triste, de qué servían todas esas joyas si ningún pretendiente era capaz de llegar a su corazón por el único camino que ella puso a disposición de los caballeros, el camino de una rosa. Después de una paciente espera, por fin llegó el turno del joven extraño que durante toda la velada no se había movido de un rincón de la sala desde donde dirigía palabras de amor a un trapo negro, suscitando entre los invitados toda clase de habladurías.

-Princesa-dijo el muchacho-; no soy quien para competir en galantería con el menor de los pretendientes que han pasado hoy ante vos, sin embargo tales son su altanería y egoísmo que no han prestado oídos al auténtico anhelo de vuestra pasión, una rosa roja.

Y mientras decía estas palabras dejó al descubierto el objeto de sus delirios, provocando en la sala un murmullo sordo y en la princesa una sonrisa por la que el más poderoso de los hombres hubiera conquistado un imperio.

-¡Silencio!, ¡silencio! –ordenó el rey-; ¿Quién eres joven extranjero? Por vuestra indumentaria no parecéis un cortesano, sin embargo poseéis el gentil garbo de los linajes nobles.
-Mi rey, no soy más que un hombre enamorado.-Replicó el muchacho reflejando en su voz el convencimiento de la verdad.
-Es sin duda el amor –respondió el rey-; la fuerza que os hace ser osado y pretender aquello por lo que los más ilustres guerreros del reino darían gozosamente su vida.
-Rey mío. No aspiro a riquezas ni poderes. Tan sólo amo a vuestra hija con la fuerza del sol y la pureza de la luna.
Tras un breve instante de reflexión, el rey se levantó de su trono y se dirigió a todos sus invitados:
-Siempre he sido complaciente con los deseos de la princesa, y si ella ha accedido a conceder su amor a aquel que encontrase la rosa roja no tengo nada que oponer, sea pues vuestra esposa.

Aquella misma noche el joven tomó por esposa a la princesa, y fue todo felicidad en los corazones de los enamorados. Bien podría la historia del anciano filósofo terminarse aquí, de no haber sido porque en el transcurso de los días sucesivos a la boda el joven sintió como una fuerza oscura se apoderaba lentamente de su alma, una fuerza de energía fétida y negra como las cloacas en las que padeció Segismundo.

-Amada mía- hizo saber el joven-; siento en mi corazón como se escapa entre suspiros las fuerza del amor que fluye entre los átomos del aire para desaparecer a lo lejos en la niebla, allí donde se haya la fuente de la eterna juventud.

La princesa comprendió, en seguida, el origen de semejante mal.

-Mi querido esposo, habéis bañado vuestros miembros en las aguas de la fuente oculta desde hace siglos por las encinas del bosque. Sabed que ya nunca seréis mío. Habéis entregado vuestro corazón a la fuente como pago por la juventud eterna. Bien sé de lo que me habláis porque yo misma dispongo de esta falsa apariencia que en una noche de verano hace ya casi un siglo la fuente me otorgó. Sin embargo, cuentan los sabios de la corte que el día que una rosa sencilla y pura moje sus pétalos en las aguas mágicas, los corazones serán devueltos a sus verdaderos poseedores que jamás debieron entregarlos a cambio del ensueño de la lozanía.


Recorrieron los dos amantes el camino que días atrás recorriera el anciano pensativo, y al llegar ante la fuente posaron la rosa allí donde las aguas eran más turbulentas. Los pétalos navegaban como barquitas aladas dejando a su paso un halo perfumado que apagaba poco a poco el fulgor de la fuente, la esencia de su poder. Y derrotada la fuente los enamorados recuperaron su madurez auténtica.

-Dime amado mío-Quiso saber la princesa-; ¿sigo siendo hermosa?
-Ahora que mi corazón es tuyo, puedo susurrar a las estrellas en la noche que eres la más hermosa de entre todas las damas.

Y vestidos tan sólo con la sonrisa de su complacencia, los dos ancianos se internaron en el bosque donde, según señalan los antiguos del lugar, viven desde hace más de cinco siglos consagrados al cuidado de sus corazones mutuos, unos corazones colmados con la juventud que concede el amor verdadero.

martes, 20 de abril de 2010

Joyas del pasado.

Nada que envidiar (extrapolando en el tiempo) a según que producciones actuales. Que lo disfruten!!.



Saludos...;-)

lunes, 5 de abril de 2010

Crónica concierto de Kamelot, "Pandemonium over Europe Tour 2010"

Kamelot en su "mejor" actuación de Barcelona, interpretando The Haunting

Lo de ayer fue verdaderamente una pena, la verdad es que me sabe mal que la primera entrada que dedico a Kamelot en este blog sea precisamente esta y es que el concierto del pasado 4 de Abril en la Heineken (maldita sala Heineken) fue... un pequeño desastre, me explico.

He estado en 6 conciertos de Kamelot, girando con "Epica", "The Black Halo" dos veces y "Ghost Opera" dos veces, bueno esta gira era una mezcla de "House on a Hill/The Great Pandemonium" el nuevo disco que ya debería estar en la calle pero no lo está por la quiebra de su anterior discográfica SPV, así que a Kamelot ya le salieron los tiros por la culata; gira para el disco nuevo... sin el disco nuevo y por lo tanto... tercera gira de "Ghost Opera", es decir, o metían un setlist revolucionario o la gente se cansaría de las canciones... A lo que iba, los conciertos: todos los conciertos que había visto hasta la fecha han sido E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R-E-S y es que Kamelot, me han hecho peregrinar hasta Granada en un par de ocasiones; un festival y la gira de "Ghost Opera" que no trajeron a Madrid. Todos los conciertos han sido increíbles y es que Roy Khan el vocalista y co-lider de la banda junto a Thomas Youngblood es un portento sobre el escenario, Roy no sólo canta cómo los ángeles sinó que además interpreta, actúa, se desvive, se comunica, es un frontman excelente.

Pero ayer... ayer Roy, no sé qué haría él anteayer en Barcelona (3/04) pero Roy no tenía voz no tenía nada de voz, no llegaba a ninguna canción, bajaba los tonos en todas, se le ponía la voz ronca y ... NO SE LE OÍA, pero nada ¿a propósito? yo creo que sí. Yo creo que a pesar de que mostró su frustración con un micrófono supuestamente roto, los dos coristas que les acompañaban (chico y chica, con voces espectaculares), creo que cantaban por él en la mayoría de los estribillos y no sólo eso, sino que cuando no era eso, Roy nos hacía cantar a nosotros... por así decirlo, en Center of the Universe no cantó un estribillo entero. Hacia el final del concierto la cosa mejoró con temas como el espectacular Memento Mori o Seasons End. Pero lo que hicieron con Forver no tenía nombre. Además según Marta (que fue su primer concierto de Metal) en algunos pasajes iban fuera de tempo. Vamos que no me lo explico.

Si a eso le añadimos un SOLD OUT en la miserable Sala Heineken, diseñada para lo que queráis menos para un concierto, yo estuve la mitad del concierto con una columna de hormigón delante y fuimos incapaces de acercarnos al centro de la sala, por culpa de unas barandillas absurdas que nos obstaculizaban el paso; vamos una mierda.

Lo positivo del concierto fue esa atmósfera única que sólo Kamelot son capaces de crear; un ambiente oscuro-romántico que Roy maneja a la perfección; el setlist, como ya he dicho fue impresionante, no la interpretación como también he dicho; el público estaba muy entregado y sucedió eso que cada vez sucede menos: el público coreó su nombre. Destaco como ya os digo, la atmosfera y la aparición de algunos temas raros la mayoría de ellos de "Ghost Opera - The second coming" como Pendolous Fall, Season's End y la interpretación de un par de canciones del disco nuevo, una de ellos totalmente inaudible, de la que no me enteré de nada: los tonos bajos de todos los instrumentos predominaban y a la guitarra de Thomas ni se la oía... en fín; no fue la mejor noche de Kamelot y si pudiera pediría que me devolvieran el dinero de la entrada... pero... mantengo la fé en que Kamelot nos darán noches mejores que la de ayer...

Setlist:
  1. Ghost Opera
  2. Edenecho
  3. The Great Pandemonium
  4. Lost and Damned
  5. Center of the Universe
  6. Wander
  7. Pendulous fall
  8. Canción nuevo álbum dedicada a la madre de Thomas
  9. When the lights are down
  10. The Haunting
  11. Rule the world
  12. Forever
  13. Memento Mori
  14. Seasons End
  15. March of Mephisto
  16. Karma

Nuevo disco de Avalanch

Dedico esta entrada a José L. :) ya que le dije que esto iba a suceder en breve...


El único grupo de metal cantado en español que me gusta... Avalanch está (al fín) de vuelta después del buenísimo "Ángel de la Muerte", EL LADRÓN DE SUEÑOS, la banda ovetense nos ha "regalado" cuatro canciones que pueden descargarse en estos enlaces:
Está por ver como será este disco, pero la verdad es que Avalanch suelen tener un buen sello de calidad y por supuesto... lo mejor de todo es que ya hay fechas para su inmediata gira:

Abril

16: El Tren, Granada - 22:00 [ más info ]
17: Q, Sevilla - 21:30 [ más info ]
23: Firma de discos en Santo Grial tienda, Oviedo - 19:00 [ más info ]
24: Heineken, Madrid (firma de discos + concierto) - 19:00 [ más info ]

Mayo

07: Albéniz, Gijón - 20:30 [ más info ]
14: XY Rock, Valencia - 22:00 [ más info ]
15: Gamma, Murcia - 22:00 [ más info ]
21: La Fábrica de Chocolate, Vigo - 22:30 [ más info ]
22: Studio 54, León - 24:00 [ más info ]
28: Bikini, Barcelona - 20:00 [ más info ]
29: DeVizio, Zaragoza - 21:00 [ más info ]

Junio

05: Porta Caeli, Valladolid - 21:00 [ más info ]