jueves, 23 de abril de 2009

La Diada de Sant Jordi

Ahora que ya salimos de ella, y a pesar de que he visto entradas muy buenas en otros blogs, como el de Van Hessa, o el de Josep Lluís. Pues me tenía que pronunciar; no sé porque pero este año tengo una nostalgia si cabe más pronunciada con respecto a no pasar el Sant Jordi a la meva terra. Lo único que he podido hacer al respecto, puesto que ahora estoy en Bruselas, es en la comida explicarle a mi internacional mesa (franceses e italianos) qué es el Sant Jordi, y ante mi sorpresa todos me han escuchado con atención. Ni una rosa, ni un libro. Ni un dragón ni una princesa.

Cuando iba a la escuela, era mi día preferido; era el día de los Jocs Florals, una competición a nivel nacional en Catalunya, a nivel de escuelas, ayuntamientos, lo que sea; un concurso literario a nivel de poesía y narrativa, vivos des de la Renaixensa. En la escuela también todos los años nos representaban la leyenda; Sant Jordi que salva a la princesa de las fauces del dragón y de la sangre del dragón brota un rosal de roses vermelles. També és el dia internacional del llibre, data de la mort de Cervantes, pare de la novel·la i naixement de William Shakespeare. Vaya se me ha ido la pelota y me he puesto a escribir en catalán. El artículo de la Wikipedia, es muy completo, especialmente el artículo en Inglés (irónicamente).

Barcelona hoy estaba preciosa, llena de gente, llena de autores, llena de personalidades de la cultura catalana, engalanada, vestida para la fiesta, llena de senyeres, y también llena de amor; ya que Sant Jordi es también el día de los enamorados de Catalunya, a los chicos nos regalan libros, a las chicas les regalamos rosas.

Os dejo con un proverbio del gran poeta vanguardista catalán Joan-Salvat Papasseit,

Així la rosa enduta pel torrent,

així l'espurna de mimosa al vent

la teva vida, sota el firmament.



1 comentario:

Marc Costa i Sitjà dijo...

Apunte, me he equivocado ligeramente: "Con motivo del fallecimiento de escritores como Cervantes, Shakespeare y Garcilaso de la Vega, y el nacimiento de otros escritores eminentes como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo, la UNESCO declaró en noviembre de 1995 el 23 de abril como Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor. La propuesta partió de Catalunya, donde ese día es tradicional regalar una rosa a las mujeres y un libro a los hombres."