lunes, 27 de octubre de 2008

"Del amor y otros demonios" de Gabriel García Márquez

Leer a García Márquez esdevin o un placer des de que leí la primera frase de "Cien Años de Soledad", "Frente al pelotón de fusilamiento el coronel Auerliano Buendía se acordó del día en que su padre le llevó por primera vez a tocar el hielo", o algo parecido. Y no es gratuíto emepzar una "crítica" de una novela de G.G.M. hablando de otra, pues esta es su opera magna. Antes de llegar hasta esta preciosa pieza he pasado por Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quién le escriba y La Hojarasca. Cuando uno pasa por todo esto ve que el célebre ganador de un novel escritor, guinista, periodista, editor... colombiando cuya influencia a llegado a hacer cambiar el nombre de un pueblo (su natal por Macondo, su Jerusalen de ficción) . G.G.M. tiene estilo, tiene una estética, un proyecto estético precioso y sólo palpable y saboreable en sus libros, es el estilo del realismo mágico, de los diálogos irrefutables, de los calores caribeños, de los quehaceres putrefactos de una vida costumbrista viciada, es increible.

Del amor y otros demonios (¡como acierta este hombre con los títulos!) No es una excepción, si bien se nos presenta más "novelada" que el resto de sus novelas, más urdida, tiene guón (y es que el colombiano Hida Hidalgo ya la está post-produciendo para su estrena cinematográfica el próximo 2009). La novela nos narra los hechos acaescidos en una región caribeña (por primera vez la novela está repleta de reseñas geográficas y se conecta mucho con España) y en concreto del Convento de Santa Clara donde una joven hija de marqués (¿marquesina? :) ) es encerrada para ser... exorcisada, pues un perro la ha mordido y supuestamente tiene el mal de la rabia, es entonces encomendada a Diós. La inspiración de G.G.M. para dicha historia emergen de una noticia que cubrió sobre el derribo de susodicho convento; al abrir uno de los sepulcros emergió una cabellera de cobre de 22 metros rodeada de unos huesecillos de niña, Sierva María de todos los Ángeles; se trataba del testamento de una leyenda caribeña.


La historia involucra una relación impúdica de dicha jovencita con el cura que debe hacerle el exorcismo; la historia da vueltas entorno las vidas (no vividas por supuesto) de los marqueses, del obispo, del cura Cayetano Delaura, la abadesa y de un médico judío expulsado de las españas. Es sencilla, corta, intensa y maravillosa. Mucho más que recomendable.

1 comentario:

iontxu dijo...

Debo reconocer que 100 años de soledad es brutal.
Del amor y otros demonios también tiene muy buena pinta, a ver si lo consigo, aunque todavía tengo algunos libros pendientes en mi mesilla... xD
¡Un saludo!