jueves, 23 de julio de 2009

Frases que no se deben decir a un universitario

La época de exámenes para los estudiantes universitarios se reduce, al menos hasta ahora porque con el plan de Bolonia la cosa va a cambiar, a un mes de pleno estudio y digo de pleno estudio porque las carreras de ciencias experimentales al menos, de la cual puedo hablar con uso de razón, entre prácticas, salidas de campo y clases, no te permiten mucho tiempo para estudiar durante el curso, a no ser que seas un insociable y te importe un bledo tu familia, por no decir si tienes alguna actividad extra, así que sí lo reconozco, el estudio se reduce al último mes antes de los exámenes a pleno rendimiento.
Después de hablar con varios amigos de biología que hace poco han pasado los malditos exámenes finales, uno de ellos me ha pasado esto que al leerlo me hizo gracia pero cuando estas ahí quizás no hace tanta:

Frases que no se deben decir a un universitario:

No te preocupes, seguro que a la próxima apruebas!
Sabemos que no es verdad, sabéis que no es verdad…¡¡¿POR QUÉ COÑO LA DECÍS?!! Es un insulto a nuestro estado emocional tratar de animarnos con semejante frase falsa. La única respuesta digna seria ‘¡Que te den por culo!’ pero como somos educados y estamos hundidos en la mierda respondemos un tímido ‘Sí, claro, a la proxima seguro’. Es mejor el silencio, no os preocupéis, sabemos que no nos comprendéis así que no hace falta que os esforcéis porque será peor.

‘¿Qué tal el examen?’.
MAL, el examen MAL, asqueroso ‘meto-el-dedo-en-la-llaga’. Obviamente el mes que me he tirado estudiando el cual no ha evitado que me suspendan cruelmente. ¿Para qué preguntas? ¿Para disfrutar de mi miseria? ¿Para decir No te preocupes, seguro que a la próxima apruebas’?. No se pregunta, lo único q puede ayudarnos a salir del boquete es dinero y chocolate. Si no estáis dispuestos a ofrecernos nada de eso manteneros alejados y no os regodeéis en nuestro infortunio.

‘¿Pero no has acabado la carrera todavia?’
Vamos a ver, grandisimo hijo de puta, cuando terminemos la carrera os enterareis, el mundo entero se enterará. Nos pondremos nicks en el messenger con tantos emoticonos felices que doleran los ojos, lo publicaremos en el periÓdico, en el BOE, haremos una gran fiesta, definitivamente NO LO ESCONDEREMOS. Asi que no nos preguntéis si hemos acabado la carrera cuando la respuesta es obviamente no. Eso no hace mas que darnos aun mas ganas de suicidarnos o algo por el estilo.

‘Pero ¿tan difícil es?’
No, que va. Está tirado. Yo es que disfruto hipotecandome medio pulmon para pagar la matrícula cada año y dejando que me metan palos por el culo en forma de exámenes y apuntes todo el año. PUES CLARO QUE ES DIFÍCIL. Es tan difícil que vuestra mente pagana es incapaz de comprender los niveles de dificultad y de abstración absurda a los que puede llegar un cerebro humano. No respondo de mí como otro estudiante de cualquier modulo barato ponga en duda la dificultad de una carrera sea cual sea, hasta la filosofia tendra su dificultad, porque para ir todo el dia fumados a clase debe ser porque en un estado normal las clases no son soportables.

‘El hijo de Fulanita se hizo la carrera en 5 años justos!’
¡¡BIEN POR EL HIJO DE FULANITA!! Tiremosle cacahuetes y bailemos a su alrededor. Tambien hay gente que no la acaba nunca, y no vemos nuestros padres diciendonos cada dia ‘que orgulloso estoy de ti, hijo, que aun no te has dado cuenta de que no vales para esto’. Nada de comparaciones,porque entonces podemos mencionar a ese compañero nuestro (historia verídica) que se sacó como pasatiempo el modulo de no se que mierda que estudiais mientras cursaba nuestra carrera…..a ver qué humilla más a quién.

(Silencio incómodo producido tras la pregunta ‘¿Por qué curso vas?’).
Dí algo, capullo. Tú has preguntado. ¿Tu objetivo era reirte de nosotros?. Porque no falla, el silencio incómodo siempre se rompe con ‘Pero ¿cuántos años llevas en la carrera?’ ¡¡3 PUTOS AÑOS, IMBÉCIL!!. Los suficientes para saber que tu padre y tu madre eran hermanos sólo con mirarte a la cara. Y que sepas que cada año es como un horrible infierno en el que te clavan cristales en el corazón y te arrancan las uñas con unas tenazas…¡¡Y AGUANTO AHI CON DOS COJONES! Asique no te atrevas a juzgarme. Bueno, esto ha sido todo. Como es una guía básica he querido incluir frases también muy célebres como ‘El profesor no será tan cabrón como crees’. porque entonces no acabamos hasta mañana… Que quede claro:

LAS CARRERAS SON JODIDAS, NO TOQUEIS LOS COJONES Y DEJARNOS IR A NUESTRO RITMO!!!

4 comentarios:

Zarevich dijo...

Yo añadiría una más dedicada a los que, como es mi caso, hemos empezado una carrera, no ya cuando otros la acaban, sino cuando algunos acaban la segunda... :

Pero..., ¿ahora te vas a poner a estudiar?

jijiji

Y luego vendría, también, la de en qué curso estás, pero con más incapié si cabe en la pronunciación. :p

Saludos
Iván

Marc Costa i Sitjà dijo...

@Zrevich la verdad es que ese comentario "pero ahora te vas a poner a estudiar" también es muy común de cuando uno se va a poner a estudiar un domingo por la tarde cuando la gente va a jugar a la petanca por ejemplo.

Me gustan también mucho esas cómo, "ah pero no pasa nada si suspendes ¿no?"

Zarevich dijo...

jajajaja

Sí, muy buenos.

Es curiosa la idea -muy extendida- de que sólo se aprende en una determinada época... Que se asocia con la edad cuando "toca" -desde mitad del siglo XX más o menos- estudiar...

Como si no se aprendiese durante toda la vida...

Supongo que también tiene que ver con la cantidad de obligaciones "sociales" en las que nos vemos inmersos después de esos estudios "cuando tocan": relaciones, trabajo, hijos...

Cuando te sales de esa "estructura" (como es mi caso), entonces ya todo lo que uno hace le parece raro a casi todo el que te rodea.

Pero vamos, como yo duermo en Pikolín, pues tampoco me importa mucho. :p

Saludos
Иbah

Marc Costa i Sitjà dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices Zarevich, totalmente. Lo peor de todo es ver como en algunos casos las estructuras sociales bajo las que vivimos no hacen más que destruir qualquier cosa especial que llevemos dentro de nosotros. Y muchas más cosas entiendo.